La mejor manera de entrenar gallos de pelea

Compartir en tus redes

En este artículo  hablaremos de algunos métodos para entrenar gallos de pelea, y de los aspectos fundamentales que deberías tener.  Esto les ayudará a prevenir perdidas de sus queridas aves, dinero y tiempo. Con esta información tendrán una base para saber cómo entrenar sus gallos de pelea.

Objetivo

Primero que todo, se tiene que saber qué es lo que se está buscando al realizar encuentros de gallos, muchas personas lo hacen por pasatiempo y diversión, si este es el caso no recomendamos seguir el proceso de entrenamiento ya que el gallo no tendrá una atención debida. En cambio, si se hace por linaje y victoria debes saber que a partir de aquí se tendrá que ser muy inteligente a la hora de entrenar los gallos. Ya que no es solo dejar al gallo a la “suerte”, la mayor parte de un triunfo se debe a que el gallo llegue a la pelea en sus mejores condiciones y así tener una probabilidad más alta de llevarse el triunfo.

Disponibilidad y Espacio

Después de tener un objetivo claro viene la disponibilidad de tiempo e instalaciones. Estos factores siguen inmediatamente a continuación y casi siempre son la verdadera causa de éxito o fracaso, y es apenas lógico, como podemos querer tener nuestras aves al nivel óptimo si no les hemos dedicado el tiempo y las condiciones. No es recomendable entraran un gallo si no se le dedica un tiempo y horario predeterminado que ayude al gallo a acostumbrar su metabolismo, tampoco es recomendado entrenarlo en un lugar que no le ayude a desarrollarse adecuadamente.

Compromiso

Este es el último punto que es clave para obtener el éxito y no es otra cosa que: la dedicación y empeño que le pongamos a lo que hemos iniciado. De no apreciar y dedicar realmente esfuerzo al gallo poco servirán los factores pasados. Con los objetivos bien claros, la disponibilidad y el espacio necesario es hora de comprometernos diariamente lo que empezamos con nuestro gallo.

Métodos de cuido

Primer Semana

Lave bien sus gallos, preferiblemente con agua temperada (cabeza y patas) y plumeelas para sacar la flema de su garganta y darle una cantidad moderada de la bebida refrescante de su preferencia y termine con masajes y frotaciones suaves con el tónico muscular de su elección en piernas, cocote, pico, etc. ponga sus gallos en los voladeros el resto del día y para dormir en sus jaulas.

Segunda Semana

En esta semana, entrenamos nuestras aves el día lunes por 10 minutos, iniciamos con masajes y movimientos de estiramiento en piernas, patas, dedos y coyunturas realizado todo esto con mucha delicadeza para no lastimarlos . Luego están listas para el calentamiento que lo pueden realizar con 3 minutos de cuerda, 3 de correteo, moneo o chateo.

 

Tercer Semana

En ésta semana entrenamos el día miércoles con idéntico procedimiento al del lunes anterior y el sábado les damos su tercer tope (cambie de sparring o mona en cada tope), afloje sus gallos con un par de minutos de correteo y dos de masajes y movimientos de estiramiento.

Cuarta Semana

Seguimos el mismo entrenamiento de la semana anterior con excepción del tope que lo hacemos por diez minutos y en el caso de la alimentación aumentamos los carbohidratos el día anterior al tope.

Quinta Semana

 

Entrenamiento similar a la semana anterior, pero disminuimos el tope a cinco minutos nuevamente, en el caso de la alimentación aumentamos los carbohidratos el día anterior al tope y seguir restringiendo el agua a horas determinadas.

Sexta Semana

En el caso de los que ya están listos, darles descanso toda la semana. Los últimos dos días manténgalos en sus jaulas y racione el agua a solo una vez al día. Aumente los carbohidratos en la última comida del gallo antes de la pelea trate de pelear sus aves lo más temprano, recuerde que durante toda su vida han dormido a partir de las 5 pm. y les es extraño entrar en actividad de esas horas en adelante.

Tips extras

Si sus gallos no han descansado bien la noche anterior al compromiso o si nota cualquier diferencia notable en el comportamiento, tales como tristeza, inmovilidad, mal olor en el aliento o excrementos líquidos tipo diarrea o de color raro no es recomendable enfrentarlos.

Facebook Comments
Compartir en tus redes